viernes, 3 de febrero de 2017

López Obrador puntea las encuestas, el PRI y el PAN, ¿aliados para detenerlo?





Feb 02, 2017




Todas las encuestas que se han publicado en semanas recientes tienen un común denominador: el fundador, presidente y casi propietario del partido Morena, Andrés Manuel López Obrador, es claramente el puntero en la carrera presidencial, en la cual participa por tercera ocasión consecutiva, esta vez sí, con auténticas posibilidades de triunfo. Pero hace unos días surgió una versión: el PRI y el PAN se habrían aliado ya para frenar la llegada del tabasqueño a los Pinos, mediante un acuerdo en el cual se habría pactado que el partido albiazul regrese al poder, a cambio de inmunidad total y absoluta para el Presidente Peña Nieto y todo su equipo de colaboradores. Verdad o falsa esta versión, esa es la historia que se cuenta.



EL PEJE ADELANTE



De acuerdo con una encuesta nacional en vivienda del periódico El Financiero publicada esta semana, en un careo de punteros, López Obrador cuenta con el 33 por ciento de la intención de voto, seguido por Margarita Zavala, como abanderada del PAN, con 27 por ciento. Esto significa una ventaja de 6 puntos de AMLO sobre la aspirante panista, mientras que en la última encuesta, realizada en noviembre, prevalecía el empate estadístico entre ambos. En tercer lugar se ubica el priista Miguel Ángel Osorio Chong, con 20 por ciento de las preferencias, lo cual lo ubica 6 puntos por debajo del nivel que registró en la encuesta de noviembre. Por su parte, Miguel Ángel Mancera y Jaime Rodríguez obtienen 10 por ciento cada uno como abanderado del PRD y candidato independiente, respectivamente.

De acuerdo con el sondeo, si el candidato del PAN fuese Ricardo Anaya, éste obtendría 23 por ciento de apoyo, cuatro puntos menos que Margarita Zavala y con una desventaja de 13 puntos respecto a López Obrador, quien bajo este escenario capta un 36 por ciento. El resto de los candidatos prácticamente quedan en su mismo nivel, con Osorio apenas un punto arriba, con 21 por ciento.



PEÑA Y ANAYA: EL PACTO DE LOS PINOS



Quizá por esta razón, y previendo una inminente derrota para el PRI en la elección presidencial del 2018, y el grave riesgo de que el ganador sea López Obrador, se habría gestado un pacto entre el PRI y el PAN, el cual fue descrito hace unos días por el periodista Salvador García Soto en su columna Serpientes y Escaleras, que se publica en el diario más importante de México, El Universal. El texto de esa columna es el siguiente:

“El viernes 20 de enero, pasadas las 10:30 de la noche, hasta la residencia oficial de Los Pinos llegaron en una camioneta Ricardo Anaya Cortés y Santiago Creel Miranda. Entraron por una de las puertas más secretas de acceso. Era justo el día que Donald Trump juraba como presidente de Estados Unidos, y el dirigente nacional del PAN y su asesor llegaban sigilosos y pasaban directamente al despacho del presidente Enrique Peña Nieto, quien los recibía a petición “urgente” de Anaya. El encuentro fue largo; más de dos horas después, al salir de la casa presidencial pasada la media noche, los panistas llevaban bajo el brazo dos acuerdos y un pacto rumbo al 2018: Josefina Vázquez Mota sería candidata al Estado de México y el PRI reconocería su eventual triunfo; y para la elección presidencial, Peña y su partido ofrecían apoyo al PAN para ayudarlo a ganar la presidencia y evitar así un posible triunfo de Andrés Manuel López Obrador.

Se sellaba así “el pacto de Los Pinos” en el que —como en 2006 y 2012— panistas y priístas identificaban como su enemigo común a López Obrador y se comprometían a unir fuerzas, en una alianza de facto, contra el tabasqueño. Esta vez, según un par de gobernadores panistas que confirman la versión que escucharon directamente de Ricardo Anaya, habría sido Peña Nieto quien pidió unir fuerzas en 2018 para impedir lo que en este momento registran todas las encuestas: que el presidente y virtual candidato presidencial de Morena se alzaría con el triunfo en una elección presidencial ante la distancia cada vez mayor que saca al resto de los aspirantes.

Los argumentos de Peña Nieto para pedir el apoyo del PAN y comprometer el del priísmo en 2018 fueron dos: el primero, que estaban conscientes que al PRI no le darían los números, con ningún candidato, para pelear la presidencia y, segundo, que desde Estados Unidos la nueva administración de Donald Trump les había dicho que no querían a López Obrador en la presidencia en 2018 porque no inspiraba confianza, según los contactos con el equipo del republicano que tuvo el canciller Luis Videgaray. Fue entonces que se pactó un conveniente cambio de fichas para todos: apoyo y reconocimiento del gobierno federal a la candidatura y posible triunfo del PAN en el Estado de México, con su candidata Vázquez Mota, a cambio de un “pacto de largo alcance” en el que el panismo garantiza una alianza “anti-AMLO” para la Presidencia de la República y el “blindaje” al grupo de Peña.

El domingo 22, dos días después de aquel encuentro, el mismo Anaya compartió con varios gobernadores panistas que acudieron a la Asamblea Nacional en Toluca los primeros detalles del “acuerdo con Peña Nieto”. Ese día el panismo dio por cerrada la alianza con el PRD y perfiló como su candidata a Vázquez Mota, quien aparecía junto al propio Anaya y al ex presidente Felipe Calderón. Cuando algunos gobernadores panistas cuestionaron que las bases y algunos grupos del PAN mexiquense no aceptarían a Josefina como candidata y se podían fracturar, el dirigente nacional les confió que “ya todo está arreglado con Peña” y les habló del encuentro del viernes y de lo que se pactó en aquella reunión de media noche con el Presidente.

El martes 24, Anaya y Creel se reunieron con Vázquez Mota en el Club de Industriales de Polanco y le dieron los detalles de su inminente postulación. Los 3 salieron del Hotel Marriot en Polanco al filo de las 3 de la tarde y abordaron juntos una camioneta. El miércoles 25, los 9 gobernadores del PAN fueron convocados a una reunión en la Ciudad de México para darles la noticia: Josefina sería la candidata y el partido iba “con todo” —y con los acuerdos hechos en Los Pinos— para ganar la gubernatura del Estado de México y de ahí catapultarse al 2018 y recuperar la Presidencia.

Del “pacto de Los Pinos”, confirmado por al menos dos fuentes que lo escucharon de primera mano, sólo queda una duda: el apoyo que ofreció Peña Nieto al PAN para cerrarle el paso a López Obrador, ¿es con Ricardo Anaya como candidato presidencial del panismo? De ser así habría que ver qué dicen Margarita Zavala, Felipe Calderón y Rafael Moreno Valle”. Hasta aquí la columna de García Soto.



ANAYA DESMIENTE SUPUESTO PACTO

Dos días después de la aparición de esta columna, otro reconocido periodista, Francisco Garfias, publicó un desmentido atribuido al presidente del PAN, Ricardo Anaya:

“Sí hubo reunión de Ricardo Anaya con el Presidente en Los Pinos el pasado 20 de enero, día en que Donald Trump prestó juramento como Presidente de Estados Unidos. El jefe nacional del PAN lo reconoció en rueda de prensa celebrada en el Senado.

Lo que desmintió es que haya habido un pacto con el PRI para unir fuerzas en contra de López Obrador en 2018 y dos acuerdos: el PRI reconocería el eventual triunfo de Josefina Vázquez Mota en las elecciones del Estado de México; pero también se habría acordado apoyo del mandatario y su partido al abanderado del PAN en 2018.

A cambio quedaría blindado el grupo de Enrique Peña.

“La versión del supuesto complot es absolutamente falsa”, recalcó el llamado Joven Maravilla. El único tema del encuentro en la Presidencia de la República fue Donald Trump, puntualizó.

En esa ocasión le dijo a Peña que el PAN está dispuesto a acudir a la convocatoria de unidad nacional, siempre y cuando el gobierno se presente con firmeza y seguridad frente al Presidente de Estados Unidos.

El jefe panista aclaró que tampoco estuvieron presentes en la reunión las personas aludidas por el colega Salvador García Soto en su columna Serpientes y Escaleras, que publica en El Universal: Peña, Videgaray, Creel y él.

Nos acercamos a sus colaboradores para preguntar quién había estado en Los Pinos el 20 de enero. “Sólo él y Peña”, respondieron.

La versión dice también que el gobierno de Trump ve con buenos ojos a Ricardo Anaya por su conocida admiración del American way of life que lo llevó a trasladar a su familia a Atlanta.

Los panistas reviran: “Es una fantasía. La de hoy dice que Trump quiere a Anaya de candidato. Alguien usa al columnista contándole una auténtica telenovela que no sucedió”, puntualizan.

Una más: Josefina no ha tomado una decisión sobre su candidatura al gobierno del Estado de México”, concluye el texto de Garfias.



¿SI EXISTE EL PRIAN?



Cierta o falsa, ahí está la versión. López Obrador siempre ha sostenido que “la mafia en el poder” constantemente está urdiendo complots en su contra, y que el PRI y el PAN son la misma cosa, algo que él mismo ha bautizado como el “PRIAN”. Que cada quien saque sus propias conclusiones, y de lo que veamos en el 2018, dependiendo de los resultados, podremos saber si en verdad este pacto para descarrilar al Peje se llevó o no a cabo. (EL HERALDO)

xxx Trasfondo informativo. Los mejores reportajes en TV, MARTES Y JUEVES a las 9:00 de la noche en el canal 151 de Cablemas-IZZI, o en www.facebook.com/trasfondoinformativo