domingo, 26 de marzo de 2017

Belleza Urbana (sobre obras de embellecimiento de Acapulco)

Punto de Vista
Enrique Caballero Peraza

"Los detalles no son los detalles. Los detalles son el diseño"
Charles Eames (1907-1978) Arquitecto norteamericano y director de cine.

Una ciudad es un organismo vivo, como si de células se tratara, la ciudad se alimenta, crece, envejece y en ocasiones puede llegar a morir. ¿Qué hacer para que un espacio no muera? La respuesta es simple. Renovarlo.
Si las ciudades se mantuvieran estáticas, serían rebasadas por las demandas de sus ciudadanos, una ciudad debe de mantenerse viva, exultante, ser atrevida, intensa, fuerte, electrizante.
En los últimos días, se han dado a conocer varias obras que embellecen a nuestra ciudad, desde la Diana Monumental de cinco metros, que de acuerdo al proyecto original, del arquitecto Jorge Gómez Galeana, viene a remplazar a la Diana pequeña que quedaba desproporcionada para la estructura construida exprofeso para colocar encima de ella a La Diana Cazadora. Otro elemento que será inaugurado pronto será el de la estructura denominada “Paz” que se encuentra en la glorieta de la Garita. Esta última es del joven arquitecto Jorge Gómez Romero, quien nos presenta una estela de luz.
Enfrente de CAPAMA destaca el reloj, que pareciera que está empotrado en un tubo de agua. Pintado del color azul que internacionalmente se utiliza para el agua potable. Este último es de Jorge Gómez Galeana.
Además de felicitarnos por lo que está haciendo el presidente municipal Evodio Velázquez en materia de arte y cultura, colocando estructuras nuevas, debemos también ocuparnos por el rescate a las obras emblemáticas de nuestro puerto.  Existen un gran número de modestas esculturas, donadas por diferentes países, que engalanan la costera y que no cuentan ahora con las placas correspondientes. Los ladrones se las han robado, de acuerdo, eso no quiere decir que vamos a permanecer impávidos y dejarlas sin placa por toda la eternidad. Hay técnicas de usar hierro oxidado, que no es vendible y otras maneras para evitar el vandalismo y el pillaje.
Pero quiero referirme especialmente a dos esculturas monumentales que han sido por décadas emblemáticas del puerto: “Los amantes” de Mathias Goëritz que se encontraba afuera del hotel “El Presidente” y que ahora la empotraron arriba de la entrada del restaurant “El Gaucho”, desmereciendo su visibilidad. Mathias Goëritz cuenta en su haber entre otras obras, con las famosas Torres de Satélite. Mención aparte requiere la maravillosa obra “Pueblo del Sol” del único acapulqueño nacido en Hungría, el escultor Pal Kepenyes. Pal el último representante vivo de la corriente denominada como “Brutalista” sigue a sus noventa años de edad trabajando y creando, como si tuviera veinte años. Su obra está olvidada, sin mantenimiento, sin un señalamiento de quien fue el escultor. Nada. Esto no lo podemos permitir. Tanto “Los amantes”, como “El Pueblo del Sol” deben de tener un espacio propio digno, que sean en sí un atractivo turístico.
Y no podemos pedirle a Mathias Goëritz que nos haga algo nuevo, dado que hace años que lamentamos su partida, pero si le podemos pedir a Pal Kepenyes que nos enriquezca con una nueva creación para embellecer a nuestro Acapulco.
#AcapulcoLoMerece   #AcapulcoMejorQueNuncaxxx

Trasfondo informativo. Los mejores reportajes en TV, MARTES Y JUEVES a las 9:00 de la noche en el canal 76 de Cablemas-IZZI, o en www.facebook.com/trasfondoinformativo