lunes, 6 de marzo de 2017

Con educación, cultura y deporte contribuiremos a reconstruir el tejido social en Guerrero: Saldaña

Con educación, cultura y deporte contribuiremos
a reconstruir el tejido social en Guerrero: Saldaña

• Propone el candidato a rector fortalecer las becas para estimular a los creadores y deportistas. "Si al joven lo mantienes orientado hacia ello te dará buenos resultados como producto final", destaca

Francisco Javier Flores V./Rebelde

Saldaña. Cultura y deporte, el camino.
Convencido de que la reconstrucción del tejido social pasa necesariamente por la educación y que la cultura y el deporte al estar vinculadas juegan un papel fundamental, el candidato a rector de la Universidad Autónoma de Guerrero, Javier Saldaña Almazán, estableció el compromiso de fortalecer estas actividades a fin de articularlas y tener un mejor impacto en la sociedad.
El rector con licencia, destacó que durante el periodo al frente de la máxima casa de estudios en la entidad impulsó de manera decidida acciones en esos rubros,  estableciendo becas para todos los jóvenes que en las casas de estudiantes destacan en disciplinas como el futbol, basquetbol, ajedrez, así como a los clubes de ballet, teatro, danza y demás expresiones deportivas y artísticas.
"Obviamente siempre nos resta el hecho de que no tengamos recursos pero en esa parte estamos; ojalá y nos sigan permitiendo tener becados a estos talentos, con quienes donde competimos hemos sacado los primeros lugares siempre, y sobre todo que nos permitan seguir yendo a las comunidades, donde requieren la presencia de la Universidad, poder llevarles un momento de esparcimiento para que podamos mitigar un puco el estrés que se vive por el asunto de la inseguridad".
Entrevistado en el marco de un recorrido proselitista por unidades académicas de Acapulco, en donde recibió de manera apoteósica el respaldo de cientos de estudiantes, maestros y demás comunidad universitaria, Saldaña Almazán comentó que en su visita a varias regiones del estado, aún y cuando cuenta con seguridad personal se ha percatado que "el asunto está muy complicado", en cuanto a la violencia e inseguridad.
De ahí que se dijo convencido de que "la reconstrucción del tejido social pasa necesariamente por la educación, pero también por el arte, la cultura y el deporte", por lo que indicó que aprovecha los recorridos para poder tener un diagnóstico y proyectar, "presentarlo incluso al señor gobernador con algunas propuestas de acciones para combatir un poco la inseguridad".
Abundó que "si al joven lo tienes ocupado, orientado haciendo arte, poesía, deporte, te va a dar buenos resultados como producto final".
Asimismo, dijo que la UAGro seguirá participando de manera coordinada con los tres órdenes de gobierno en eventos de gran trascendencia cultural, como el caso de la Feria Internacional del Libro de Acapulco y el festival de la Nao. Sobre todo en el caso de la FILA (en donde por cierto el año pasado se comprometió a institucionalizar dicha participación). "Eso tiene que seguir adelante, es un proyecto muy importante donde todos los escritores, los artistas puedan venir con nosotros, traer a Guerrero el mayor número de autores, de escritores, para que vean que la cultura es una vía de reconstrucción del tejido social", remarcó.

Se puso cabrón

Javier Saldaña no es mal hablado. Gusta sí de contar chascarrillos en sus intervenciones en público. Suele hacer bromas a su gente de confianza, a sus allegados, a sus compañeros de grupo, a sus amigos,  con quienes convive cotidianamente. 
Se echa sus "chilitos", como se dice coloquialmente en los pueblos a los chistes. Gusta también de hablar de su infancia y juventud. De la historia de esfuerzo y sacrificio que lo forjó y lo ha llevado al lugar que ocupa actualmente. Cuenta anécdotas, las más divertidas. En suma, trata de hacer amenos los encuentros que tiene con la comunidad universitaria.
En el Instituto Internacional de Estudios Políticos Avanzados "Ignacio Manuel Altamirano" contó este pasaje de su niñez.
Relató que su papá, sierreño  curtido en la rudeza del campo, lo llevaba a sabanear algunas reses que poseían en aquellos tiempos. El niño Javier no era muy diestro en eso de la montada y a cada rato caía de la burra en que lo trepaba su progenitor, quien a su manera trataba de infundir ánimo en el pequeño.
A los chicotazos, el señor Saldaña acompañaba invariablemente la siguiente expresión: "¡Póngase cabrón, por eso le digo que estudie pa'  ver si así se le quita lo pendejo!".
Contó el hoy rector con licencia que años más tarde, ya con su título de licenciado en mano, en la graduación fue el primer abrazo que recibió de su señor padre, ocasión que el ya profesionista aprovechó para decirle en tono triunfal aunque no sin cierta reserva: "Papá, ya me puse cabrón, ya estudié; de lo otro pues… ahí sí no sé.".
Como dirían los escritores, esta historia continuará…