lunes, 27 de marzo de 2017

Las declaraciones del obispo Rangel "no son correctas": Astudillo

 

Baldemar   Gómez  Roque

 

Chilpancingo, Gro, 27 de Marzo del 2017.-Luego que ayer domingo el  Obispo de la diócesis Chilpancingo-Chilapa, Salvador Rangel Mendoza,declaró que se  está reuniendo con grupos delincuenciales y podrían ser portavoz con el gobierno; el gobernador del estado Héctor Astudillo Flores, dijo que las declaraciones  no son las correctas por parte del feligrés .

 

Astudillo Flores, dijo que el Obispo de la diócesis Chilpancingo-Chilapa, Salvador Rangel Mendoza, en torno a los "tratos" que mantiene el Gobierno del Estado con el crimen organizado; el gobernador Héctor Astudillo Flores defendió que este tipo de declaraciones,  "no son correctas".

 

El Gobernador al ser entrevistado, recalcó, "son expresiones que no veo correctas, pero tampoco me voy a meter en un ruta de confrontación con el señor obispo, a quien yo respeto; platicaré con él en cuanto sea posible porque es muy importante que el obispo Rangel, sepa que lo conocemos como un hombre muy responsable y sensato, y en esa ruta me quiero quedar".

Por su parte el obispo Salvador Rangel Mendoza, dijo que  "por debajo de la mesa, hay arreglos (entre el gobierno y el narco), donde se  entiende y públicamente no lo quieren decir, en el fondo hay cierta repetición de dividendos; la violencia sigue porque no la quieren aplacar, porque no quieren dialogar, el narcotráfico es un gran negocio y si hay acuerdos no conviene que el negocio se acabe", dijo.

Mediante la entrevista el gobernador del estado, dijo no aceptar las declaraciones por parte del prelado, y asestó: "creo que pueden ser tergiversadas (las declaraciones del obispo) y ahí me quiero quedar".   

 Ayer domingo  el  líder eclesiástico al ser entrevistado  confirmó que con el fin de pedir el cese de amenazas hacia sacerdotes en diversas zonas de la entidad se ha acercado y dialogado con la delincuencia organizada, lo dijo con voz de miedo,

"Yo me vi en la necesidad de hablar con estas personas,  ya que algunos sacerdotes los estaban amenazando el crimen organizado, incluso otro estuvo en un peligro más grande y tuve que buscar desplazarme a donde se encontraban por lo menos dos grupos y ahí me atendieron muy bien".

"Yo lo que veía y decían ellos, es que quieren el bien de la gente, voy a decirlo así: la parte oriental y occidental del estado han estado muy descuidadas y en esos lugares están molestos porque el gobierno no ha querido desarrollar planes sociales en medio de ellos (grupos)".

De manera reiterada, Rangel Mendoza se ha ofrecido como mediador entre el narco y los gobiernos de Guerrero para terminar el índice de violencia, sin embargo se ha encontrado con la cerrazón del Estado de "no dialogar con el narco", aunque afirmó que los acuerdos de todos modos se dan "por debajo de la mesa".

"Yo les he pedido que por favor no asesinen, no secuestren, no maten y ellos me han respondido siempre que son narcotraficantes, no sicarios y eso lo pueden constatar en las partes oriental y occidental del estado, en donde la misma gente dice que antes no podían salir ni a caminar",  lo dijo, pero que tiene miedo de lo puedes pasar.