domingo, 2 de abril de 2017

La izquierda millonaria

BAJO FUEGO

José Antonio Rivera Rosales

¿De dónde salió la filtración?
Nadie lo sabe, pero el caso es que la información publicada primero por una televisora norteamericana y confirmada después por la propia implicada, dejó al Partido de la Revolución Democrática (PRD), el instituto político que ocupa el tercer lugar de votación en México, en una verdadera bancarrota política.
Primero fue la renuncia de Andrés Manuel López Obrador al PRD, en septiembre de 2012, con el argumento de que la dirigencia partidista se plegó al Pacto por México promovido por Peña Nieto, lo que de hecho la convirtió en cómplice de las reformas estructurales.
Después fue el caso de los 43 desaparecidos de Ayotzinapa, en septiembre de 2014, que puso en jaque la credibilidad del gobierno de Enrique Peña Nieto, pero le asestó un golpe mortal al PRD, partido que postuló a José Luis Abarca a la alcaldía de Iguala. Ese escándalo le pegó de lleno a la línea de flotación del principal partido de izquierda.
Acto seguido, en noviembre de 2014, el fundador Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano anunció su renuncia por considerar que existe una visión totalmente distinta de país con la dirigencia partidaria, en manos de Los Chuchos, como ya se sabe.
Hace unas cuantas semanas la nota la dio el senador Miguel Barbosa, quien se declaró totalmente a favor de la candidatura de López Obrador para la presidencia de la República, lo que causó tal crisis en el partido amarillo que los dirigentes buscaron la manera de remover a Barbosa de la coordinación de su bancada en el Senado de la República. Craso error.
Lo que Los Chuchos no se imaginaban era que Barbosa, a pesar de lo babosito que parece, ya había operado para allegarse la lealtad de la mayor parte de la bancada perredista. Es decir que, previendo este escenario, ya había pactado con López Obrador.
El colmo fue la revelación, por parte de la televisora Univisión, del departamento de Mami valuado en casi un millón de dólares propiedad de Alejandra Barrales, la flamante dirigente nacional del PRD.
Así las cosas, el principal partido de izquierda en México ya se fue al carajo.
Pero queda pendiente saber, inclusive por vía de una investigación federal, cómo es que Barrales es propietaria de un inmueble de un millón de dólares situado en la zona de lujo de aquella ciudad de veraneo en los Estados Unidos.

Al hacerse pública tal revelación, como acostumbran, los líderes perredistas centraron la discusión en la infidencia, en buscar un responsable de la filtración para, según los afectados -es decir, la dirigencia nacional del PRD- proceder a aplicarle la ley. Esto como la fábula aquella del que gritaba “¡¡al ladrón, al ladrón!! …Y el ladrón es él.
Algunos medios de comunicación quedaron atrapados en los dimes y diretes, pero la verdadera trama que hay que traer a colación es cómo una tipa, que nunca ha sido empresaria, puede allegarse una propiedad tan cara.
Ya hubo quienes sumaron los ingresos totales de Barrales, incluyendo sus ganancias como senadora, pero aún suprimiendo sus gastos ordinarios, las cuentas de ninguna manera le alcanzan para comprar el citado departamento.
Esta situación induce a pensar que estamos ante un cuadro de enriquecimiento inexplicable o, peor aún, de operaciones con recursos de procedencia ilícita.
Porque de otra manera no se explica por qué tenía la propiedad escondida. En pocas palabras no hay explicación que valga, lo que ilustra la falta de probidad de estas falsas izquierdas que dicen luchar por los marginados y en los hechos tratan de imitar las formas de vida burguesas, que es el verdadero anhelo de sus corazones.
Esta revelación dibuja de cuerpo entero a la falsa izquierda, aquella que se da baños de pureza pero que quiere ser tan rica como los más ricos del mundo.
La dirigencia real del PRD tendrá que buscar cómo sustituir a su presidenta nacional por una imagen que puedan vender -léase, engañar- al electorado, dado que en la actualidad ese partido se está convirtiendo en un cascajo digno de tirar a la basura…o a la prisión, según sea el caso.
El dúo que está a cargo de la dirigencia oficial, es decir Alejandra Barrales y Beatriz Mojica, poco puede hacer a estas alturas para rescatar los restos humeantes de lo que fue un partido surgido para abanderar los cambios en México. Si no se rescatan a sí mismas.
En este contexto, existe un dato aportado por una figura histórica de la izquierda en México, quien reveló que José Luis Abarca estaba escondido en un domicilio particular de la ciudad de Poza Rica, Veracruz. ¿En la casa de quién creen?
Toda esta pudrición lo único que generó fue mayor fuerza política y calidad moral a la figura de López Obrador que, a estas alturas, parece imparable. El escenario tentativo lo veremos dibujado claramente durante la próxima elección en el estado de México, donde podremos observar el comportamiento electoral de amplios segmentos de población, especialmente los sectores populares.
De lo que ocurra en el Edomex, podremos dilucidar lo que sigue en el país para 2018. Sabremos pues si xxx Trasfondo informativo. Los mejores reportajes en TV, MARTES Y JUEVES a las 9:00 de la noche en el canal 76 de Cablemas-IZZI, o en www.facebook.com/trasfondoinformativo