jueves, 27 de abril de 2017

NOTA AL VUELO


Por Emilio García

¿De plano nos creen idiotas, pen..sativos, o qué otro epíteto que ofenda a la inteligencia?
Resulta que este mes que corre, a los dos o tres días de atrapado un líder criminal, campantemente salió por orden de un juez. Ah caray. Ahí hay algo que explicar, ¿o no? Luego, y desde hace tiempo, se cometen delitos por doquier, a plena luz del día y -lo peor- frente a los mismos policías, sino es que contra los mismos policías (véase ataque contra módulo de la Policía Preventiva en Ixtapa-Zihuatanejo, el martes pasado, con saldo de tres elementos muertos que, por cierto -para reír o llorar-, ¡estaban desarmados!). Increíble en un país que apenas hace dos décadas estaba a punto de pasar a la lista de los de Primer Mundo. ¿Qué pasa? El retroceso, se puede decir, es de siglos. Tecnología de punta la hay; recursos se han gastado por millones. Seamos claros: si no funciona esto, es porque la línea, desde muy arriba, es para que sencillamente no funcione. La impunidad galopa libremente en Guerrero, con lo que, por ende, crece la criminalidad. ¿Pa'qué le buscamos tres pies al gato, sabiendo que tiene cuatro? Inconcebible que no haya sistemas de video vigilancia en edificios públicos y sitios de los más concurridos, como parques y centros comerciales, así como en las principales avenidas de las ciudades. ¿Qué con las computadoras en las patrullas policiacas, con un registro completo de personas involucradas en delitos, autos robados y presuntos sospechosos? ¿Qué con los sistemas de radiocomunicación? Es de risa ver que los policías se comuniquen vía celular -si tienen saldo-, porque los radios de comunicación no les son seguros. ¡Ah que la chiflona! ¿Y la SCT? ¿No es posible garantizar una banda libre de interferencia para los elementos, y a la vez rastrear la de los criminales? Vivimos en el año 2017, ¡carambas!, esto y más lo tienen países con menos posición que México.
Es verdaderamente de vergüenza lo que acontece en la mayor parte de México, en Guerrero en especial. De pena. Lamentable. Inconcebible. Preocupante. Y todo lo que se parezca.

Enviado desde mi dispositivo Samsung