martes, 20 de junio de 2017

La intromisión del PRI en las elecciones de Comisarios, evidencia su estrategia electoral para el 2018 y puede derivar en mayor violencia: Marco Antonio Maganda.

 

 

Baldemar Gómez  Roque

 

Chilpancingo Gro, a  20 de junio del 2017.- El Comité Directivo Estatal del Partido Acción Nacional en Guerrero, condenó la injerencia de representantes populares del PRI, que en pleno proceso de renovación de Comisarios Municipales, recorren comunidades entregando dádivas y comprometiendo apoyos y obras del Gobierno del Estado, a cambio de respaldo a sus candidatos. 

 El Presidente del Partido Blanquiazul en Guerrero, Marco Antonio Maganda Villalva, manifestó que es una muy mala señal para la democracia en Guerrero, que el PRI a través de representantes populares como los diputados locales Julieta Fernández de Añorve y Cesar Landín Pineda, disfracen de gestiones la entrega de dádivas, o bien que a través del Diputado Federal Ricardo Taja se comprometan obras sociales a cambio de apoyo a sus candidatos. Esto es solo lo que se ha denunciado en Acapulco, pero sin duda esta estrategia debe estar implementándola el PRI en todo el Estado.

 Recordó que en el Estado de México y Coahuila existen claras evidencias de la utilización de recursos públicos del estado y la federación para favorecer a los candidatos del PRI en las recientes elecciones del 4 de junio, incluso hubo denuncias de que funcionarios de esta entidad, fueron a participar como operadores electorales en el Estado de México; y pareciera que ahora buscan replicar acá las estrategias de coacción de votos mediante apoyos sociales, en estas elecciones que son comunitarias y por ello pedimos respeto a la dignidad de las personas y a su derecho de elegir a sus representantes en cada Comisaría. 

 Maganda Villalva afirmó que por eso tenemos la idea, de que atrás del incremento de la pobreza y violencia está el PRI, que esos factores son parte de su estrategia electoral para el 2018, buscando por un lado aprovecharse de la pobreza de la gente para comprar su voto a cambio de algo y por el otro propiciar el miedo a los electores mediante la violencia, para ganar con su cada vez más minoritario voto duro.

 Hacemos un llamado enérgico al Gobernador Héctor Astudillo Flores, a que si no puede cumplir con su promesa de Orden y Paz, cuando menos vigile que su Gobierno sea respetuoso de la voluntad popular y promueva la armonía social, pues la estrategia de imponer representantes  comunitarios puede alentar conflictos y derivar en mayor violencia en las comunidades, de lo cual será responsable,  finalizó.