viernes, 28 de julio de 2017

Homenaje a Manuel S. Leyva



MIRADA INTERIOR

Por: Isaias Alanís



El trópico le ha donado
exuberancia y salero
y el mar modeló su estampa
con buril de azules besos.

Si miro a la ”Matagente”
me asalta este pensamiento:
“Cómo se amarían sus padres
que ella, divulga el recuerdo”



Por motivos personales no estaré presente en el homenaje tan merecido que se le hace a Manuel S. Leyva. En dos días los amigos calentanos y miembros de SIPEA, le rindieron y rendirán homenaje al poeta.
El pasado jueves 27 por la tarde en el Auditorio Sentimientos de la Nación se presentó un libro alusivo. Y hoy viernes en el Barrio de Tequicorral, se llevará a cabo lectura de poemas y una gala de la palabra organizada por SIPEA y la comunidad del barrio de Tequicorral, de dónde es oriundo el autor del poema “La Matagente”.
En este tiempo que se va como la fluidez de sus versos entre cañadas y centellas, caballos y arboledas, vegas y ríos. En este tiempo mexicano tan peligroso para el país, la voz de los poetas tiene que invocar a los elementos para agotar el almanaque del lugar común como que esta nación requiere un cambio de rumbo, golpe de timón, etc.

Y como bien lo sabes tú que has vivido casi cuatro décadas, toda creación en cualquier campo de la ciencia, las artes es un profundo acto de libertad, rebeldía, pasión y oficio.
Sin estos ingredientes las artes languidecen o se convierten en ostras tan duras como un rueda del molino que le golpeó durante años a Luis Felipe en los ojos hasta convertirlo en grano y espiga que a pesar de las arenas y del tiempo todavía florecen en forma de trenos.

Hoy la voz de la libertad y rebeldía debe de colaborar para darle una sacudida a este país de muertos en vida, de fosas clandestinas, de miles de muertos y desaparecidos, de cientos de millones de pobres, de socavones que han tocado la profundidad de la corrupción y las nubes de la perversidad. Y en donde de un escándalo se cruza a otro y no pasa nada. Los veinte ex y gobernadores corruptos son apapachados con cortinas de humo o de plano les ponen alfombra roja si llegan a pisar una prisión preventiva.
Este país puesto en venta de garaje; hidrocarburos, oro, plata, costas, uranio y las mejores tierras de cultivo y el turismo, están en manos de extranjeros y de miembros prominentes de la clase política a la que Monsiváis llamó “la primera generación de gringos nacidos en México”. Si, este país que se desintegra en manos de una partidocracia impune, gansteril, separada de las verdaderas preocupaciones de los mexicanos y que solo saben robar, mentir y acrecentar sus cuentas personales a costa de la pobreza de millones de seres y ante la ceguera de la justicia y complicidad de las
instituciones encargadas de velar por la transparencia de los “servidores públicos”, son tantos los ejemplos que lo dejo a su imaginación.
Una clase política desconectada de los problemas de México y que solo busca hacer negocio fácil con el dinero de los mexicanos.

Tú lo sabes bien, Manuel, es necesario esgrimir un verso rebelde, una prosa incendiaria y serle fiel como el poeta de Jerez, Ramón López Velarde le fue a Fuensanta, porque el mismo oficio de la palabra se prostituye al mejor postor y hoy en vez de que su ejercicio sea para una sociedad ávida de verdades y adquiera los matices de cohesión, equilibrio y cuyos objetivos sean generar reflexiones y diálogo, en muchos casos la palabra escrita retoma los pasos perdidos de una militancia que se somete a la mentira y convierte al ejercicio de toda creación de libertad en un acto de mansedumbre indigno y suicida para el creador.

En este tu homenaje, querido Manuel, ojalá y nos des una lección de tu verdad como escritor, de la verdad de la palabra, de la verdad tan necesaria como el aire que respiramos cada instante y vivir sin someterse a nadie, a ninguna religión, a ningún partido político, a ninguna secta salvadora ni a ninguna sociedad de poetas vivos o muertos, ni a ninguna cofradía de iluminados.

Que en este tu día de todos los días, que seas locamente homenajeado por los guerrerenses que conocen tu trabajo y por aquellos que nunca han escuchado uno de tus versos descriptivos más notables, que viven en la punta más alta de la Montaña, agobiados por quinientos años de hambre y abandono.

Querido Manuel; ya nos veremos pronto en mi casa para degustar una buena comida suriana matizada con un buen mezcal de los que te gustan y “ler”, perdón, leer uno de tus inenarrables sonetos, no importa que al secretario de educación, el único master entre doctores, un grupo de ellos no lo hayan saludado y cuestionaron la falacia de la reforma educativa.

Ya ves Manuel, ¿por qué es importante la palabra como un acto de libertad y rebeldía?

xxx Trasfondo informativo. Los mejores reportajes en TV, MARTES Y JUEVES a las 9:00 de la noche en el canal 76 de Cablemas-IZZI, o en www.facebook.com/trasfondoinformativo