viernes, 7 de julio de 2017

La CODEHUM, emitió una recomendación al fiscal general del estado Xavier Olea Peláez, en relación al caso de una familia de Apango, se trata de Edith Sánchez Martínez; Crisóforo Nava Barrios y la menor de edad, Kris Marbella Nava Sánchez

 Baldemar  Gómez  Roque

Chilpancingo Gro, a 7 de junio del 2017.-La Comisión Estatal de Derechos Humanos del estado de Guerrero (Coddehum),  emitió   una recomendación al fiscal general del estado Xavier Olea Peláez, sobre esos lamentables hechos, donde hace once meses de haber sido sacados de su casa, sin alguna orden de aprehensión, además de allanar una vivienda, amenazar y golpear a una familia de Mártir de Cuilapan (Apango.

Se trata de Edith Sánchez Martínez; Crisóforo Nava Barrios y la menor de edad, Kris Marbella Nava Sánchez, quienes son vecinos de Apango y que de acuerdo al expediente, CODEHUM-VG/1/054/2016-III, de fecha 25 de abril de 2017 que envió el presidente de éste organismo, Ramón Navarrete Magdaleno, a Xavier Ignacio Olea Peláez, Fiscal General del Estado., los cuales les violaron sus derechos, además de haber sido amenazados, golpeados y agredidos físicamente, recalca el acuse.

Se emite la recomendación No. 026/2017, dirigida al fiscal del estado, donde les exhortan para que inicie y determine el procedimiento de responsabilidad administrativa, contra Margarito García; Miriam Silvana Mendoza y Alejandro Alistac López, en su calidad de coordinador de grupo y agentes de la policía ministerial, por haber incurrido en una detención arbitraria, a actos y omisiones contrarios a la legalidad, y omisiones contrario a la inviolabilidad del domicilio además de las lesiones que hicieron a los integrantes de una familia.

Como se recordará el pasado 10 de Agosto de 2016, a eso de las dos y media de la madrugada, llegaron hasta su casa u fuerte grupo de elementos de la policía investigadora ministerial, para detener a Crisoforo Nava Barrios, mismo que se se introdujeron a su domicilio, con lujo de violencia, además de que en esa ocasión de acuerdo a testimoniales, las personas fueron golpeadas, y amenazadas incluyendo a los que estaban en el plantón esa noche, y que protestaban por que hubiera transparencia en las cuentas de la alcaldesa Felicitas Muñiz Gómez, presidenta municipal.

Luego de esos hechos, Crisóforo Nava Barrios y familia, presentaron su queja ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos, donde dieron  a conocer por menores, como el hecho de que a las 2:30 horas del 10 de agosto de 2016,  donde narran que se encontraban descansando con sus hijos en su domicilio particular, cuando escucharon un fuerte golpe en la puerta principal, por lo que se levantaron para ver que ocurría y al abrir la puerta de su recámara pudieron observar a varios hombres vestidos de negro y armados.

Narró que los agentes ministeriales se metieron a su recámara y uno de ellos aventó a su esposa Edith Sánchez Martínez, contra la puerta, golpeándola en su brazo izquierdo, mientras que a la menor de edad Kris Marbella Nava Sánchez, la empujaron y cayó al piso golpeándose en su rodilla derecha, luego agarraron a Crisóforo Nava Sánchez, y lo sacaron de su domicilio y que justo en ese momento su hijo Jesús Nava Sánchez, bajaba de la escalera y que dichos sujetos lo agarraron de los cabellos y lo tiraron al piso mientras lo encañonaban, igual que a Edith Sánchez Martínez y su hija la niña, Kris Marbella Nava Sánchez.

Crisóforo Nava Barrios, voz tenue narró que ese día vio a 8 camionetas aproximadamente, de color blanco de las cuales dos presentaban el logotipo de la policía ministerial. A su vez su hijo Jesús Nava Sánchez, declaró que esas personas se llevaron detenido a su padre, Crisóforo Nava Barrios, sin que mostraran alguna orden de aprehensión, actos que consideró violatorios de la legalidad y de sus derechos humanos.

Luego de lo acontecido, Crisóforo Nava Barrios presentó escrito de queja y quedó registrado en el libro de gobierno bajo el número de expediente, VG/1/054/2016-III. La Comisión Estatal De Los Derechos Humanos del Estado de Guerrero, realizó las investigaciones correspondientes y las evidencias que obtuvo, como son: cuatro certificados médicos de fecha 10 de agosto del 2016, expedidos por el perito médico adscrito a la comisión, quién examinó a Edith Sánchez Martínez y observó dolor intenso en a nivel del hombro izquierdo, también diagnosticó un golpe contuso, con dolor importante en escapula.

En relación  a la niña KrisMar Bella Nava Sánchez, se observó dos escoriaciones a nivel de rodilla derecha. Otra de las cosas que obtuvo fue el testimonio de Editha Nava Sánchez y Jesús Nava Sánchez, hijos de Crisóforo Nava Barrios.  Además otras  de las denuncias que hubo, fue que ese día Nava Barrios declaró que lo encañonaron, y que lo tiraron al piso y que antes de llegar a Tixtla a la altura de la Colonia San Miguelito, lo bajaron de la camioneta; que una persona lo insultó y lo acusó de haber quemado la camioneta de la presidenta municipal, Felicitas Muñiz Gómez y le tomó una foto con teléfono celular.

Y que después se lo llevaron a los casa de retención  de la Policía Ministerial del Estado, donde permaneció hasta las 8 de la mañana y de ahí lo trasladaron al Centro de Reinserción Social (CERESO) de Chilpancingo, con lo que se demostró el uso de las instituciones para amedrentar a un líder.

Como sabrán el  Frente Ciudadano de Apango,  dijo que esta detención arbitraria fue realizada porque la presidenta municipal de Apango, Felicitas Muñiz Gómez, sorprendió a las autoridades estatales, y se siente protegida del diputado local del Partido Movimiento Ciudadano, Ricardo Mejía Berdeja y el dirigente del partido, Luis Walton Aburto quienes les está dolida que se hayan dado a conocer sus atrocidades anomalías, concluyó.