martes, 1 de agosto de 2017

Todas las instituciones están rebasadas por la delincuencia: Obispo Chilpancingo-Chilapa

Baldemar  Gómez  Roque

Chilpancingo, Gro., a 1 de agosto del 2017.-Las autoridades han sido rebasadas por la delincuencia y los grupos del crimen organizado, muestra de ello es que en comunidades de la sierra como Campo Morado y Pueblo Viejo, donde los sacerdotes, ni los maestros no pueden entrar, y ni siquiera realizaron la clausura de cursos, dijo el  obispo de la Diócesis Chilpancingo-Chilapa, Salvador Rangel Mendoza.

Lo dijo  que ahí se tiene un problema, pero no quiso ofrecer detalles de la situación, puesto que eso es algo de lo que las autoridades del estado tienen que hablar y atender, aunque desafortunadamente no lo hacen. "Desgraciadamente seguimos torturados por la violencia, continúan los asesinatos, continúa la inseguridad, ustedes saben que por todos lados Chilpancingo, Chilapa, allá en la tierra de Chichihualco, en Acapulco, Zihuatanejo, desgraciadamente está pasando esto, y una vez más les hacemos la invitación a que trabajemos por la paz, que trabajemos por la tranquilidad y yo pediría a las autoridades del más alto nivel que pongan cuidado en lo que está pasando en Guerrero porque desgraciadamente cada día se va degenerando más la sociedad", subrayó.

Al ser cuestionado directamente si la diócesis que dirige visualiza que los grupos del crimen han rebasado a las instituciones el religioso respondió, "Esta es una pregunta obvia, si está aumentando la criminalidad, y muestra de ello es que Chilpancingo y Chilapa ocupan dos de las tres ciudades más violentas del país, es normal que esté superada y rebasada la autoridad".

Lo que más resaltó que las autoridades no buscan el origen del problema, por eso no han podido atacarlo, y recordó que en el pasado él propuso establecer diálogo con quien se tuviera que hacer a fin de que la delincuencia no siguiera dañando a la sociedad, pero el gobierno se negó rotundamente "oficialmente no se quiere dialogar con ellos, yo simplemente opino, y yo simplemente digo, si lo quieren hacer es cuestión de ellos".

En relación, a las  declaraciones que hizo el comandante de la zona naval en el sentido de la que delincuencia se incrementa porque la están combatiendo, el obispo señaló, "Yo nunca estaré de acuerdo en las justificaciones, justificar una cosa, nunca he estado de acuerdo con las verdades a medias, entonces digo si está la violencia quiere decir que si está actuando el crimen".

Sobre el tema del municipio de  Chichihualco, el Obispo recalcó, "para mí, fue una táctica mal del gobierno llegan a las dos o tres de la mañana y empiezan a meterse a los hogares sin ninguna orden, yo no sé si tienen una orden judicial para todo el pueblo, pero no creo que la ley sea así, empezaron a meterse a la ciudad a las tres de la mañana, y creo que esto no es justo, fue una reacción de la gente de dejar encerrada a la policía porque creo que no era justo lo que estaban haciendo".

Por otra parte, confirmó también que debido a la inseguridad tuvo que sacar de Arcelia, porque estaba siendo atocigados por los grupos delincuenciales.  "Realmente no pudiera decirles pero ustedes saben y en el lugar mataron incluso el hijo de la presidenta municipal y el padre ya no aguantó la presión y cómo lo dicho algunas veces, algunas veces eran los que venían de mismos Guerreros, de Altamirano, que el Pez que los Tequileros, pero también estaba siendo atacados de los grupos del Estado de México".

"Lo tuve que sacar, como ahorita tengo un gran problema de lo que es la Sierra, allá en Campo Morado, en Pueblo Viejo que hay un problema, desgraciadamente no pueden entrar los sacerdotes ni los maestros a hacer la clausura por el problema de la delincuencia organizada", concluyó.