miércoles, 7 de diciembre de 2011

EXITOSA OPERACION CEREBRAL EN EL IMSS DE ACAPULCO

Especialistas del IMSS, realizan exitosa cirugía cerebral a niño de 12 años

 
Acapulco, Gro. / ANG.- Médicos especialistas del Hospital General Regional No.1 Vicente Guerrero del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) realizaron una exitosa cirugía de retiro de un coágulo del lado derecho del cerebro que presentaba un niño de 12 años de edad, provocado por una malformación congénita, logrando la extracción total.

El menor de edad, de nombre José Antonio Rosales Guerrero, originario y residente de Chilpancingo, estudiaba primero de secundaria, y hasta el 9 de octubre pasado, era considerado un niño completamente sano; pero súbitamente presentó dolor de cabeza intenso, náuseas, vómito y pérdida del estado de alerta.

Especialistas del servicio de Neurocirugía del HGR No. 1 le diagnosticaron un hematoma parenquimatoso occipital del lado derecho, es decir, un coágulo que lo dejó al momento en un estado de salud completamente grave, inconsciente y con esperanzas mínimas de vida.

En conferencia de prensa, acompañado por el delegado del Instituto en la entidad, Humberto Uribe López, el neurocirujano Daniel Álvarez Sandoval explicó que el padecimiento fue catalogado de tercer nivel, por lo que requería una intervención inmediata “o posiblemente habría muerto”.

A pesar de que el HGR No.1 Vicente Guerrero es un nosocomio de segundo nivel –por el tipo de especialidades que otorga- y la operación era de tercer nivel, los neurocirujanos decidieron, previa autorización de Instituto a nivel central, realizar la cirugía con carácter de urgencia.

“Dada la urgencia no podíamos esperar a enviar al paciente a tercer nivel porque se podía morir en Las Cruces o en Chilpancingo”, relató Álvarez Sandoval.

Acompañados de un equipo multidisciplinario de especialistas, los neurocirujanos Álvarez Sandoval y Ulises González Bernal ingresaron a la sala de operaciones –el 10 de octubre pasado-, donde el menor fue sometido a una craneotomía descomprensiba.

“Es decir levantar el hueso, dejar sin hueso del cráneo, levantar una cubierta del cerebro que se llama duramadre, posteriormente sacar el coágulo, evacuar el coágulo  que estaba haciendo efecto de masa sobre el cerebro”, explicó el neurocirujano González Bernal.

Tras cinco horas de duración, la intervención quirúrgica culminó de manera exitosa, el paciente fue trasladado en una ambulancia equipada especial a la ciudad de México, con un médico y enfermera para su total cuidado y atención durante el trayecto.

Posteriormente en la capital del país, el pequeño fue internado en el servicio de Neurocirugía del Hospital Siglo XXI Dr. Fortino Solórzano, donde fue recibido por el jefe del Servicio de Neurocirugía Pediátrica, Jaime Diego Pérez Ramírez.

La estancia en el hospital de tercer nivel en el área de Terapia Intensiva fue para ver la evolución de su intervención quirúrgica, debido a que al menor de edad le fue retirado “un pedazo de cráneo, y es necesario dejar una ventanea ósea por la hinchazón del cerebro por  el retiro del coágulo”.

Después de 20 días en el hospital referido, el paciente regresó al HGR No.1 Vicente Guerrero para continuar con el trabajo complementario. A los 10 días regresó a su casa en Chilpancingo.

A menos de dos meses de la cirugía, José Antonio puede catalogarse como un niño normal, incluso puede regresar a sus estudios, siempre con los cuidados adecuados, debido a que carece del pedazo de cráneo que le fue retirado.

Se espera que de seis meses a dos años, los médicos valoren, de acuerdo al crecimiento del hueso craneal, si le colocan una placa de titanio con tornillos metálicos.

“Porque este paciente está en una etapa de crecimiento, es un niño y vamos a ver cuánto llega a crecer de hueso. Vamos a valorar, porque el hueso llega a crecer y el defecto es más pequeño, el riesgo que existe es que si el niño se golpea pues puede llegar a ocurrirle un accidente serio”.

José Antonio actualmente está en tratamiento con un anticonvulsivante (Ratato de magnesio) para evitar que convulsione porque tiene una cicatriz en el cerebro y esto puede causar crisis epilépticas.

“No hay riesgo de muerte, su peligro ya pasó. La placa puede valorarse a ponerse seis meses, un año o dos años, dependiendo del crecimiento del hueso”, reiteró el especialista.

Además de los cuidados normales del paciente, la única secuela que dejó el coágulo, es el desvío del ojo derecho, derivado de la comprensión del nervio donde estaba la agudeza sanguínea.  “Pero es una cosa pequeña y se puede corregir eso con una cirugía pequeña por el servicio de oftalmología arreglándole el músculo que se encarga de mover el ojo”.




El delegado del IMSS en Guerrero, Humberto Uribe López, expuso que este trabajo coordinado de los especialistas merece un reconocimiento especial, porque atendieron un caso de tercer nivel en un hospital de segundo nivel “y a pesar de las carencias y el riesgo, la operación fue un caso de éxito total”.

En entrevista  José Antonio acompañado de sus padres, los señores Mario Rosales Rivera y Delia Guerrero Pablo, reconocieron y agradecieron el gran esfuerzo de todo el personal del IMSS que lo ha atendido en estos dos últimos meses y  confían que el resto del tratamiento se mantenga con la misma calidad.
------------------------------------------ VISITA TAMBIÉN MI PÁGINA WEB: www.trasfondoinformativo.com TIENE NUEVAS ENCUESTAS, NUEVAS SECCIONES, EL CLIMA, Y ESTÁ MEJOR ORGANIZADOS. GRACIAS.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Síguenos en Twitter en @trasfondoin

NUESTRO INTERÉS ES MANTENERTE INFORMADO