sábado, 11 de marzo de 2017

Elogio de la mentira Mario Moreno Arcos

MIRADA INTERIOR

Por: Isaías Alanís
 
Si Erasmo de Róterdam escribió su famoso libro Elogio de la Locura, habría que escudriñar en la historia y escribir el Elogio de la mentira. Existen novelas policiacas, ensayos, florituras filosóficas como las de Nietzsche, pero en el fondo la mentira es la capacidad de negar al otro y afirmar lo contrario a la verdad, sea cual fuese esta verdad.
En el mundo de la ciencia, la mentira es un mal cavernícola imposible de entender en un universo de demostraciones, sustentadas en una verdad capaz de ser comprobada.
Ah pero la mentira como forma de vida y como una entelequia plausible de ser cuantificada escapa a su directriz natural si a ésta le oponemos la verdad como sanación, castigo o decreto.
El elogio de la mentira tiene un territorio, Veracruz. Si antes fue la Casa Blanca, que la reforma a PEMEX no incrementaría el costo de los hidrocarburos, por citar dos casos emblemáticos, suponemos entonces que la mentira es una forma de ser, un ser en si. Un ente formativo que degenera el centro de una nación.
 
¿Por qué Veracruz? Javier Duarte de Ochoa pensó en engañar a todo el mundo y el primer engañado fue él y su familia. “Me merezco la opulencia”, es un ingenioso método de subvertir la mentira por la verdad. Esa verdad de miles de millones de pesos birlados al erario veracruzano. Y eso no es todo. El elogio de la mentira tiene en Veracruz otro adalid, Miguel Ángel Yunes Linares, que amparado en quién sabe que “negocias” se fue en banda en sus ataques a AMLO. Y de pronto que sale el peine. Dos alcaldías estratégicas camino de la gubernatura las eligió para dos de sus hijos.
Si la mentira es incubar en el otro una verdad a ciegas. Yunes Linares se equivocó de puerta. Los cadáveres regados entre Boca del Río y Mocambo ¿es un aviso?
 
Y como el elogio de la mentira se globaliza, los halcones del departamento de Estado acusan por boca de Rex Tillerson que México es patria de corruptos. Corroboran que en el 2016 la Auditoría Superior de la Federación hizo denuncias penales contra 14 gobiernos estatales por malversación de miles de millones de dólares. 
El informe sigue: no hay derechos humanos, son xenófobos con las organizaciones lésbico gay. “Grupos criminales organizados matan, secuestran, extorsionan e intimidan a ciudadanos, inmigrantes, periodistas y defensores de los derechos humanos”. Si el elogio de la mentira se suscribe para hablar mal del vecino y deslegitimarlo, se queda corto el Departamento de Estado gringo.
En ese documento, México es un animal herido al que hay que darle la puntilla. Ante esta sarta de mentiras a medias y verdades. El gobierno de la republica ha guardado un colosal silencio.
 
Previo a la batalla electoral por el estado de México, el elogio de la mentira aumenta de tamaño. Los enroques en el tricolor, apuntan a fundar una cofradía pre y postelectoral que les permita, salvar el gran paso en 2018. Las definiciones políticas no pueden sostenerse elogiando a la mentira.
Si el tricolor, no sale bien librado de las elecciones en el Estado de México y pierde o gana con limpieza, las puertas del 2018 podrían abrir un boquete a MORENA que pisa fuerte.
 
El desenlace de este periodo de pruebas políticas, aún está en el terreno de las indecisiones. Sin embargo, si regresamos al Elogio de la mentira, podríamos comprobar que las mentiras necesitan ser y estar más allá de la mentira para que esta metodología pueda ser aplicada con éxito. Mentir o no mentir, este es el problema.
 
La llegada de Claudia Salinas Ruiz Massieu a la Secretaría de PRI, tiene variadas lecturas. ¿Que tal si la sobrina es candidata?
Como la desangelada esposa de Calderón no despunta, y con ese maridito, menos, Claudia podría, no por cuota de género sino por los pelos y lengua de su tío, brincarle a la candidatura. Esto no recompondría el minado campo priista nacional tal y como lo encuadró el presidente EPN en su discurso ante las fuerzas políticas del tricolor: “la oposición sigue sin estar lista para ser gobierno; sin distinción de colores exhibieron su oportunismo político demandando subsidiar la gasolina, con ello evidenciaron su total desconocimiento de las finanzas públicas del país, su falta de visión de Estado o simple y llanamente que están dispuestos a sacrificar la estabilidad económica del país para ganarse un aplauso fácil”.
Lo externado por EPN, tiene múltiples lecturas. Al criticar a la oposición, una a modo y otra no, EPN, cae en la mentira. Dijo que “México crecería un 3.7 en 2015; 4% en 2016; entre 5 y 6% al término de su gobierno. La realidad de crecimiento es de solo un 2%”.
La reciente encuesta Laredo&Asociados, coloca al tricolor como tercera fuerza, sin la chiquillada; Verde, Panal, y los que se sumen para engordan sus alforjas electorales.
 
MARIO MORENO ARCOS: FORTALEZA
 
La batalla en Guerrero entre los grupos políticos de esa entidad sureña, tiene a un hombre de experiencia y con una organización paralela al tricolor; Moreno Arcos, quién peleó la presidencia estatal del PRI, y fue objeto de marrullerías mediáticas de que migraba a otro partido al no quedar el frente de los priistas guerrerenses.
Moreno Arcos ha señalado con firmeza que no abandona el tricolor y que se dedicará a fortalecer la estructura para el 2018.
En esa entidad, el PRI tiene una opción, vencer el repunte de MORENA entre las filas perredistas. AMLO es garante de triunfo en Guerrero. Si se logra una unidad de la militancia y se van con MORENA, el tricolor podría perder el estado en 2018 y la gubernatura en el 2021. Y las fuerzas internas, lo saben:  Manuel Añorve, Juárez Cisneros y Rubén Figueroa Alcocer. ¿Dejarán a un lado sus divergencias en pro de la unidad?
Moreno Arcos ya se adelantó a la brega partidista. Su experiencia y conocimiento del estado son su fortaleza.

xxx Trasfondo informativo. Los mejores reportajes en TV, MARTES Y JUEVES a las 9:00 de la noche en el canal 76 de Cablemas-IZZI, o en www.facebook.com/trasfondoinformativo